Veterinaria

Síndrome Braquiocefálico

Introducción

El termino síndrome respiratorio braquiocefálico, o síndrome de la obstrucción de las vías respiratorias altas, hace referencia a una serie de anomalías anatómicas que se observan con frecuencia en perros braquicéfalos.
Estas razas de perros y gatos de nariz chata, comprenden aquellas con condrodisplasia del cartílago de la base del cráneo en las que la relación del eje ancho del cráneo respecto a eje largo es igual o mayor de 0,8, caracterizándose por presentar un cráneo facial ancho y corto.

Los cambios anatómicos en los cráneos de estos animales distorsionan la nasofaringe provocando diferentes anomalías responsables de este síndrome:
• estenosis de narinas
• paladar blando elongado
• eversión de los sáculos laríngeos
• colapso laríngeo
• hipoplasia traqueal
• recientemente se ha incluido la base de la lengua engrosada como parte de este complejo


Las razas más afectadas son el Bulldog Inglés, el Bulldog Francés, el Boston Terrier, el Pekinés, el Pug, el Shih-tzu, el Bóxer y el Lhasa-apso.


El paladar blando elongado está presente en el 87% de los perros con este síndrome, y la combinación más frecuente es la de estenosis de narinas, paladar blando elongado y sáculos laríngeos evertidos en un 26%. La hipoplasia de tráquea y el colapso laríngeo se consideran factores pronósticos negativos.

 

Fisiología del proceso


Estos animales presentan un orificio nasal estenósico y la prolongación del paladar blando, causando un incremento de la resistencia del flujo del aire, el cual requiere un esfuerzo inspiratorio mayor. Esto genera un aumento de la presión negativa durante cada ciclo respiratorio, el cual lleva a la eversión de los sáculos laríngeos, edema, engrosamiento de la mucosa laríngea y faríngea y colapso de los procesos cuneiformes y corniculado del cartílago aritenoide. Puede desarrollarse un edema pulmonar no cardiogénico.

 


Al progresar el síndrome, las anormalidades asociadas incluyen el edema laríngeo y faríngeo y el colapso.


Debido al Síndrome Braquiocefalico las razas afectadas pueden presentar dificultad respiratoria, la cual puede ser precipitada por ejercicio leve, especialmente en condiciones de humedad, o por cualquier evento que les genere estrés. Estos perros no manejan adecuadamente el incremento de la temperatura ambiental o de la humedad, y son altamente susceptibles a la hipertermia y al golpe de calor, inclusive a temperaturas bajo sombra.



Es necesario el estudio radiográfico de tórax para descartar enfermedades concurrentes: tráquea hipoplásica, cardiomegalia y neumonía.

 

 

Imagen extraída de brachyzephalie.com, autor Prof. Dr.Gerhard Oechtering.

Aquí se muestra una imagen (resonancia magnética) donde se ve claramente esta serie de defectos. Se trata de un corte longitudinal del cráneo de un perro normal (izquierda) y un perro braquicefálico (derecha). En la imagen de la derecha vemos que donde debe pasar el aire inhalado, en un perro braquicefálico es mucho más corto, tortuoso y pequeño en diámetro. Con lo cual tanto la inspiración como la espiración se hacen mucho más dificultosas. También se puede apreciar como el paladar (banda fina intermedia en las dos fotos), en la imagen de la derecha es más larga y colapsa la entrada de aire en la tráquea.

 

Signos clínicos:

  • Dificultad respiratoria.
  • Estridores y estertores respiratorios. Estos signos de enfermedad respiratoria alta obstructiva son tan frecuentes en los perros braquicefálicos que muchas veces los propietarios no reconocen como anormal la respiración ruidosa.
  • Disnea inspiratoria.
  • Respiración por la boca.
  • Ruidos respiratorios de gorgoteo estertoroso característicos.
  • Imposibilidad de respirar.
  • Cambio de voz.
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio.
  • Cianosis y colapso.
  • Arcadas.
  • Emesis.
  • Hipertermia.
  • Náuseas. A veces se observan náuseas al principio de las enfermedades obstructivas de las vías respiratorias superiores, como la parálisis laríngea y el paladar blando alargado.
  • Síncope. El desmayo asociado con el ejercicio (ejercicio excesivo), la excitación o las crisis de tos se presenta en algunos perros con colapso traqueal.
  • Signos que aumentan con el ejercicio, la excitación o altas temperaturas ambientales.

 

Diagnóstico diferencial

  • Parálisis laríngea.
  • Masas obstructivas de glotis, laringe o tráquea.
  • Afección traumática de vías aéreas

 

Tratamiento

El tratamiento debe estar dirigido a favorecer el paso de aire a través de las vías respiratorias altas y minimizar la incidencia de los factores que exacerban los signos clínicos como evitar el ejercicio excesivo y excitación o temperatura elevada.
El tratamiento de elección es la corrección quirúrgica de los defectos anatómicos. La técnica quirúrgica específica depende del tipo de problemas que se presenten y puede incluir el ensanchamiento de los orificios nasales externos o la extirpación del exceso de paladar blando o de los sáculos laríngeos evertidos.

 

 

La corrección de los orificios estenoticos es un procedimiento sencillo que, en ocasiones, mejora sorprendentemente los signos. Las estenosis de los orificios nasales puede corregirse de forma segura a los 3 o 4 meses de edad; lo ideal es hacerlo antes de que desarrollen los signos clínicos. Al mismo tiempo, ha de evaluarse el paladar blando, y corregir su posible elongación. El alivio precoz de la obstrucción debe disminuir la intensidad de la presión negativa que se aplica sobre las estructuras faríngeas y laríngeas durante la inspiración, con la consiguiente atenuación de la progresión de la enfermedad.

 

 

El tratamiento médico, que consiste en la administración de glucocorticoides de acción rápida, antitusígenos, broncodilatadores y reposo, reduce la inflamación y el edema secundario de la faringe y laringe, y favorece el flujo de aire, aunque no erradica el problema. Puede ser necesario aplicar un tratamiento de urgencia para aliviar la obstrucción respiratoria en el caso de animales que tienen dificultad respiratoria.

 

Pronóstico

Este va depender de la gravedad de las anomalías en el momento del diagnóstico y de la posibilidad de corregirlas quirúrgicamente. Si los problemas subyacentes no se corrigen, los signos clínicos tenderán a empeorar.
En muchos animales, el pronóstico es bueno tras la corrección quirúrgica precoz de las anomalías. El colapso laríngeo suele considerarse un indicador de mal pronóstico, aunque un estudio reciente ha demostrado que incluso los perros con colapso laríngeo grave responden adecuadamente a la intervención quirúrgica). La traqueostomia permanente puede considerarse como técnica de rescate en el caso de animales con colapso grave que no responden bien.

 

Recomendaciones

El tratamiento quirúrgico debe realizarse lo más antes posible, ya que los perros menores de 2 años sometidos a cirugía, tienen un mejor pronóstico a diferencia de los que sufren este síndrome durante muchos años, además la obstrucción crónica puede causar eversión de los sáculos laríngeos y colapso de los cartílagos laríngeos, haciendo reservado el pronóstico

La resección del paladar blando conviene realizarla cuando el paciente es joven (4 a 24 meses) para evitar la degeneración y colapso de cartílagos laríngeos.

Es importante tener precaución cuando se realiza una sedación o anestesia, ya que se produce relajación de los músculos faríngeos, lo que podría oclusionar las vías respiratorias altas.

En el caso de pacientes con síndrome respiratorio braquiocefálico no hay que descuidar el manejo del peso y el tratamiento concurrente de la enfermedad gastrointestinal.

No todos los perros chatos tienen por qué padecer el síndrome braquiocefálico, aunque la particular anatomía de estos animales de cara aplastada les hace propensos.

Unos ligeros cambios en el estilo de vida de estas mascotas pueden mejorar considerablemente la salud de estos pacientes:

•Usa arnés en vez de collar.
•Facilitarles un hábitat con ambiente de temperaturas suaves y de adecuada humedad relativa.
•Mantener los orificios nasales siempre limpios de mucosidades.
•Vigilar durante las comidas a los animales más ansiosos, para evitar que se atraganten con los alimentos sólidos o con el agua.
•Disponer siempre de agua durante los periodos de máxima actividad física (paseos).
•Limitar el ejercicio con temperaturas elevadas (días calurosos).
•Controlar la cantidad de comida para evitar la obesidad.
• Realizar periódicamente controles veterinarios.

 

 

Conclusiones

Los síntomas clínicos del síndrome braquiocefálico se pueden prevenir con la identificación temprana de las anormalidades que genera este síndrome como es la estenosis de las narinas, y la elongación del paladar blando.

La presentación de esta enfermedad se da principalmente en razas braquicéfalas es por eso que si se tiene en casa un cachorro con esta característica se debe le debe hacer un examen del sistema respiratorio y descartar este síndrome pues no todos las mascotas sufren este síndrome.

 

Intranet facultativos

Hospital Veterinario Montjuic Servicio de Urgencias 24 horas.Hospital Veterinario Montjuic ofrece aparcamiento a sus clientes de manera gratuita HVMontjuic ofrece servicio de peluquería y estética para su mascota Tu mascota podrá degustar exquisiteses especiales para ella en nuestra Cagetería Canina Hospital Veterinario Montjuic Tablón de anuncios sobre y para tu mascota Únete a nosotros en Facebook Hospital Veterinari Montjuïc ofrece a sus clientes un seguro de salud Video