Noticias

Lunes, 29 de Diciembre de 2014

Plantas peligrosas de Navidad

Actualmente, las intoxicaciones por plantas ornamentales tóxicas representan un 5-10 % del total de consultas toxicológicas atendidas en nuestro Servicio de urgencias.
Suelen verse afectados más frecuentemente los animales jóvenes, por su carácter curioso e hiperactivo, aunque los animales ancianos, seguramente movidos por el aburrimiento, suelen iniciar conductas también tendentes a mordisquear, sin atención, diversos objetos, entre los que pueden encontrarse plantas venenosas.

Las más habituales son:

El Acebo: es característico de zonas frescas de la región mediterránea, de la totalidad de la zona atlántica, y de Europa Central, llegando sin problema hasta altitudes de 1.200 metros. Su hábitat predilecto son los setos, bosques húmedos y bosques de ribera en las zonas de montaña. Al no ser demasiado exigente con las condiciones edáficas, se encuentra frecuentemente en jardines, parques, etc., siendo muy empleado para la realización de cierres y setos de gran valor estético y protector.
En sus hojas, de sabor amargo, se presenta la ilicina, así como diversos taninos poseedores de un claro efecto laxante y diurético.
En las bayas se han aislado principios activos no identificados por el momento, con efectos eméticos y purgantes poderosos.
La toxicidad del acebo se liga a problemas gastrointestinales, más o menos severos según la dosis ingerida, que obviamente pueden acabar provocando la muerte del animal. Su toxicidad se localiza tanto en las hojas como en los frutos característicos. En concreto, la práctica totalidad de intoxicaciones en los animales de compañía se asocian a la ingestión de un número variable de bayas, ya que por causa de sus abundantes espinas, no es normal la ingestión de hojas.
El cuadro clínico se caracteriza por síntomas generales, con marcada deshidratación, acompañando a la característica sintomatología de tipo gastrointestinal, con náuseas y vómitos profusos. El cuadro se complica frecuentemente con una diarrea intensa. En el caso de los gatos, es muy característica una intensa salivación. Cuando la dosis ingerida por el animal ha sido realmente elevada, se presenta la sintomatología nerviosa, con la aparición de una importante somnolencia, postración y coma en las fases finales. Más representativo que hablar de una dosis específica de producto tóxico, se considera que la ingestión de 20 bayas por un perro de talla media es suficiente para provocar la muerte en pocas horas.

Flor de Pascua o Poinsettia: es una planta de origen mejicano perteneciente a la familia Euphorbiaceae, que en su lugar de origen alcanza los 3 metros de altura. Su nombre científico es Euphorbia pulcherrima, y ha logrado una enorme popularidad desde hace algo más de 10 años, siendo en la actualidad un elemento indispensable de la decoración navideña (con la tendencia en esas fechas a la combinación de rojo y verde).
En el látex de aspecto lechoso que posee la planta, se han identificado gran cantidad de sustancias químicas, destacando las euforbonas, triterpenos, esteroides y flavonoides. Especial atención merece el principio activo más característico de esta planta, la euforbina, responsable más directa del cuadro clínico.
El masticado o la ingestión de porciones de la planta, así como la proyección ocular o cutánea de su savia, son las causas desencadenantes de un cuadro tóxico en los animales de compañía. La savia de esta especie contiene las sustancias irritantes ya mencionadas. Según la vía de exposición, los problemas que presenta el animal se relacionan con la causticidad de la savia. Tras la ingestión (especialmente si ingieren las vistosas hojas coloreadas) los síntomas se asocian al efecto ligeramente cáustico, con abundantes vómitos, diarreas, disfagia e inflamaciones de los órganos expuestos (glositis, faringitis, etc.), unido a una abundante salivación en los felinos. En caso de contacto cutáneo u ocular, los signos son los de una afección inflamatoria, con posibilidades eventuales de pérdidas de sustancia. Se observa queratitis, conjuntivitis, epifora, e incluso opacidades y úlceras corneales. Por vía cutánea, la savia de la planta provoca dermatitis de contacto, con ampollas en la piel, generalmente leves.
La evolución suele ser favorable, especialmente en animales adultos, con un tratamiento adecuado, recuperándose en una semana. Sin embargo, se impone la precaución en animales jóvenes y ante casos de ingestión intensa, pues se puede desarrollar un cuadro nervioso que puede finalizar en temblores, delirios y coma. La bibliografía refiere varias intoxicaciones mortales en animales adultos, con aparición de fallos renales, hipertermias, y muerte en menos de 12 horas desde la ingestión de hojas.

 

Intranet facultativos

Hospital Veterinario Montjuic Servicio de Urgencias 24 horas.Hospital Veterinario Montjuic ofrece aparcamiento a sus clientes de manera gratuita HVMontjuic ofrece servicio de peluquería y estética para su mascota Tu mascota podrá degustar exquisiteses especiales para ella en nuestra Cagetería Canina Hospital Veterinario Montjuic Tablón de anuncios sobre y para tu mascota Únete a nosotros en Facebook Hospital Veterinari Montjuïc ofrece a sus clientes un seguro de salud Video