Veterinaria

Insuficiencia renal crónica en gatos

Insuficiencia Renal Crónica en Gatos


Detección precoz de la enfermedad renal


Una simple prueba de orina de su gato ayudará a detectar si su gato padece una enfermedad renal. En la mayor parte de los casos, tendrá la tranquilidad de saber que los riñones de su gato funcionan bien, pero en aquellos casos en los que se identifique un problema, la gestión precoz de la enfermedad puede ayudar a su gato a seguir teniendo una vida larga y feliz.


La insuficiencia renal crónica (IRC) es una de las causes más comunes de enfermedad y muerte en gatos de edad avanzada.
Es una enfermedad progresiva, por lo que existe un avance gradual y un empeoramiento progresivo de los signos; esto varía de un individuo a otro. Por desgracia, los gatos con esta afección pueden parecer perfectamente sanos. Cuando empiezan a mostrarse los signos de la enfermedad, más del 75% de los riñones está dañado.
A medida que el gato envejece, puede empezar a padecer problemas de riñón.
El 10% de los gatos de 10 años y el 30% de los gatos de 15 años o más sufrirán una enfermedad renal crónica.
Un tratamiento y manejo adecuado puede aumentar mucho la calidad y tiempo de vida del gato afectado de IRC.
Una simple prueba de orina puede ayudar a su gato a tener una vida más larga y saludable.

¿Qué causa el fallo renal crónico?

La IRC tiene lugar cuando existe un daño prolongado y permanente de gran parte del tejido renal, lo cual provoca que el riñón no pueda cumplir sus funciones de filtrado y eliminación de sustancias tóxicas de la sangre. A menudo las causas de este daño son desconocidas. Las biopsias renales suelen mostrar grandes cantidades de tejido fibroso que reemplaza al tejido renal normal, a menudo también hay inflamación (nefritis intersticial crónica). Estos cambios son comunes a un gran número de enfermedades; sin embargo hay varias causas bien conocidas de IRC, entre las cuales:

  • Enfermedad renal poliquística (PKD): enfermedad hereditaria que afecta con mayor frecuencia a los gatos Persas. En el riñón van apareciendo múltiples quistes llenos de líquido, que destruyen el tejido renal adyacente por presión.
  • Neoplasias: por ejemplo el linfoma o linfosarcoma renal.
  • Infecciones: las infecciones bacterianas del riñon (pielonefritis) pueden ocurrir como extensión de una infección de la vejiga urinaria.
  • Otras causas: daño renal por toxinas o tóxicos, malformación congénita de alguna de las partes del riñón, inflamaciones persistentes (glomerulonefritis)


La función renal


Los riñones desempeñan una amplia variedad de importantes funciones, incluyendo la eliminación de sustancias toxicas de la sangre y el mantenimiento hídrico y electrolítico del cuerpo. La sangre es constantemente filtrada a través de los riñones (glomérulo) para eliminar esas toxinas productos del metabolismo. En ese proceso se produce la orina. El riñón es también el encargado de concentrar esa orina (túbulos e intersticio) devolviendo parte del agua filtrada al cuerpo, previniendo la deshidratación.
El riñón tienen además un papel importante en el equilibrio de electrolitos (sodio, calcio, fósforo, potasio...), en la regulación de la acidez sanguínea y en el control de la presión sanguínea. También es el responsable de producir una hormona llamada eritropoyetina, que estimula a la medula ósea para que produzca glóbulos rojos.
Se requiere aproximadamente que las dos terceras partes del riñón estén dañadas para que empiecen a verse signos de IRC.

 

Síntomas y complicaciones


En la mayoría de los casos la IRC es una enfermedad de curso lento e insidioso, aunque ocasionalmente los signos pueden aparecer súbitamente. La mayoría de los síntomas son vagos y no específicos, debidos mayormente al aumento de los niveles en sangre de sustancias tóxicas que suelen ser eliminadas por riñón.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Deshidratación: puede agravarse por los vómitos. Se aprecia mediante el pellizco de la piel del cuello, cuando el animal está deshidratado la piel pierde su flexibilidad y no vuelve rápido a su lugar. Agrava aún más la IRC.
  • Letargia.
  • Depresión
  • A menudo aparece aumento de la sed y aumento en la cantidad de orina eliminada (debido a la incapacidad para concentrar la orina).

Otros signos pueden ser:

  • Pelaje en mal estado.
  • Vómitos (gastritis úremica): la urea es tóxica para el cerebro e irritante para las mucosas intestinales. Pueden producirse úlceras.
  • Úlceras en la boca y/o el estómago.
  • Mal aliento.
  • Debilidad.
  • Estreñimiento.

Debido a las diversas funciones del riñón, una gran variedad de complicaciones puede aparecer en los gatos afectados:

  • Anomalías electrolíticas:
  • Hipopotasemia: bajo nivel de potasio en sangre. La hipopotasemia provoca una debilidad muscular generalizada, dando síntomas que van desde debilidad muscular del tercio posterior, incapacidad para sostener la cabeza, postura plantigrada...S e ve agravada por los vómitos y el ayuno.
  • Hiperfosfatemia: alto nivel de fósforo en sangre. Como consecuencia, el cuerpo puede segregar hormonas desde las glándulas paratiroideas (Hiperparatiroidismo), para liberar calcio desde los huesos y equilibrarlo con el fósforo, lo que produce hipercalcemia, mineralizaciones de otros tejidos (incluido riñón) y descalcificación ósea.
  • Acidosis metabólica: por acumulación de sustancias ácidas en la sangre.
  • Hipertensión: puede ser causa o consecuencia de la IRC. Agrava y acelera el avance de la IRC. Puede producir daños cardiovasculares, daños retinales, convulsiones, desprendimientos de retina y ceguera.
  • Anemia: por falta de producción en la medula ósea al faltar eritropoyetina y por perdidas a través de las úlceras estomacales. Es no regenerativa.

 

Diagnóstico de la Insuficiencia Renal Crónica


Los signos clínicos de la IRC no son específicos, pueden estar causados por otras enfermedades también. El diagnostico de IRC se realiza mediante la combinación de análisis de sangre y de orina.

  • Análisis de sangre vamos a buscar el aumento de dos parámetros, la creatinina y la urea, ambas productos del metabolismo habitualmente eliminadas por riñón. En fallo renal, su concentración debe estar aumentada. Sin embargo hay otras enfermedades que pueden elevar esos parámetros.
  • Analítica de orina, en la cual observaremos una reducción en la concentración, estando su densidad por debajo de 1,030 y proteinuria renal.

El ratio Proteína/Creatinina en orina (UPC) nos permite determinar si el gato es proteinurico UPC>0,5/0,4 y poner en marcha, según la fase IRIS de la enfermedad renal crónica, un tratamiento con un IECA. La disminución del ratio será un objetivo terapéutico a tener en cuenta en la monitorización del gato enfermo renal y proteinúrico.

Otros métodos tales como la radiografía pueden informarnos acerca de una disminución o aumento del tamaño renal.

La ecografía es útil para observar su estructura interna, siendo el método diagnostico en linfomas, y especialmente en el PKD.

Un cultivo urinario puede ser útil si sospechamos pielonefritis a causa de una infección en la vejiga de la orina.

 

Manejo


En algunos casos la causa del fallo renal en gatos puede ser identificada (infecciones bacterianas...) y si es el caso, tratadas. En la mayoría de casos sin embargo la causa es desconocida y el manejo se limita a la mejora de la función renal y corrección de las complicaciones.

Algunos gatos necesitan inicialmente fluidoterapia intravenosa para corregir la deshidratación, grave en algunos casos (y tal vez anomalías electrolíticas). Esta fluidoterapia puede necesitar ser repetida a intervalos regulares bajo supervisión veterinaria. La IRC, no puede ser revertida, y en muchos casos avanza a pesar de la terapia.

Es necesario repetir regularmente los análisis, así como controlar la presión sanguínea, para identificar complicaciones tratables tales como la hipopotasemia, anemia e infecciones urinarias.

 

Importancia de la dieta:

 

  • Ingesta de agua: los animales con IRC son más propensos a la deshidratación a causa de la incapacidad de su riñón para concentrar la orina. Mantener una adecuada ingesta de agua es importante, se puede estimular mediante comida húmeda, fuentes de agua, golosinas húmedas....
  • Bajo nivel de proteína: la dieta ideal para fallo renal, debe tener poca proteína, ya que la mayoría de las sustancias tóxicas acumuladas en la sangre provienen del metabolismo proteico. Sin embargo esta restricción debe hacerse con cuidado para no excederse y producir una pérdida de peso que agravaría el estado general. Son preferibles las dietas comerciales. Si el gato las rechaza, es preferible que coma dieta normal, a que deje de comer.
  • Bajo nivel de fósforo: para evitar la hiperfosfatemia y retrasar el daño renal. La mayoría de dietas comerciales son bajas en fósforo y también en proteína, si el gato las rechaza pueden usarse sustancias que impiden la absorción intestinal del fósforo (quelantes), mezcladas con la comida.

 

Tratamiento de la IRC

 

  • Inhibidores de la ACE (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) (benazepril): contribuyen a mejorar el flujo renal, disminuyen la pérdida de proteína por el riñón, y ayudan en el tratamiento de la hipertensión.
  • Suplementos de potasio: geles, pastillas o polvos. Siempre bajo supervisión veterinaria, ya que un exceso puede producir hiperpotasemia que podría desencadenar un fallo cardiaco.
  • Quelantes del fósforo: hidróxido y carbonato de aluminio, ipakitine.
  • Antibióticos: para prevenir infecciones de las úlceras de las mucosas y tratar infecciones en los casos de pielonefritis.
  • Antihipertensivos: amilodiptina, benazepril.
  • Anemia: suplementos de hierro; en casos muy graves puede usarse eritropoyetina humana, pero puede causar el desarrollo de anticuerpos antieritropoyetina y es difícil de obtener.
  • Calcitriol: para el control del metabolismo del calcio, en casos de hiperparatiroidismo.
  • Tratamiento de las náuseas y vómitos: protectores de mucosa tales como cimetidina, famotidina, omeprazol....
  • Laxantes: para los casos de estreñimiento pueden usarse dietas ricas en fibra y laxantes como la lactulosa.

Siempre bajo supervisión veterinaria.

 

 

Intranet facultativos

Hospital Veterinario Montjuic Servicio de Urgencias 24 horas.Hospital Veterinario Montjuic ofrece aparcamiento a sus clientes de manera gratuita HVMontjuic ofrece servicio de peluquería y estética para su mascota Tu mascota podrá degustar exquisiteses especiales para ella en nuestra Cagetería Canina Hospital Veterinario Montjuic Tablón de anuncios sobre y para tu mascota Únete a nosotros en Facebook Hospital Veterinari Montjuïc ofrece a sus clientes un seguro de salud Video